Relaciones

3 Datos sobre la fórmula mágica: El amor, el apego y el deseo sexual

Por

en

Foto cortesía de: www.pixabay.com

Foto cortesía de: www.pixabay.com

En la actualidad, la mayoría de las personas suelen pensar de forma consciente que los ideales de amor, apego y deseo sexual son tres construcciones diferentes en el entorno de una relación. En sus inicios, es normal caer en el amor, creando un vínculo de apego y deseo sexual pero siempre de forma equilibrada.
Entonces, cuando estas construcciones emocionales no trabajan en conjunto sino de forma individual se comienzan a crear las confusiones y los sentimientos perturbadores que dan una sensación falta de amor obsesivo. Sin embargo, ¿Cómo se diferencian la una de las otras? Aquí te explicamos cada una.

1. El amor

Esta construcción emocional es bastante compleja porque se compone de una serie de sentimientos que se mantienen en equilibrio. El respeto, aprecio, aceptación son algunos de los sentimientos más importantes para el amor. Pero, cabe destacar que cada experiencia amorosa es diferente para cada persona y el aprendizaje implica una serie de elementos que no pueden ser predecibles. Por supuesto, existen diferentes tipos de amor como personalidades en el mundo, por ello es realmente difícil simplificar esta emoción en pocas palabras.

2. El deseo sexual

En realidad, el deseo sexual es una emoción intensa, apasionada y de un alcance infinito dependiendo de la persona. Existen diferentes indicativos para que una persona pueda sentir atracción sexual por otra, sin embargo, la más común es la apariencia física. Pero, la química puede darse por la personalidad, lo intelectual, lo misterioso, entre otras. Esto siempre dependerá de los gustos personales del individuo y cual sea su motivación. Por supuesto, que al inicio de la relación parte del comportamiento está definido por el deseo sexual hacia el otro. Aunque, los niveles de intensidad siempre van a variar dependiendo de la pareja.

3. El apego

Existen diferentes tipos de apegos en la relación. Aunque, esta es una emoción bastante peligrosa cuando se sale de control porque puede caer rápidamente en la dependencia. Sin embargo, el apego es la sensación de seguridad o confort que sentimos con la pareja o una persona en específico. En ese instante, donde puedes sentir que esa persona estará para ti en cualquier momento.
No obstante, aunque el ideal para una relación sana y próspera es que estas tres construcciones emocionales trabajen en conjunto y equilibradamente. Con el tiempo, habrá instantes donde alguna se salga de control. Pero, lo ideal es estar consciente de cada una y comprender que su funcionamiento será diferente en cada persona. Sin embargo, es necesario no llevar ninguna de estas emociones al extremo y quedarse estancado porque allí es donde comienzan los problemas y las inseguridades en una relación o en un conflicto interno.

Fuente: yolo-seduccion.com

Recomendado para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *