Salud

¿Por qué donar sangre es importante?

Por

en

Foto cortesía de: www.pixabay.com

Foto cortesía de: www.pixabay.com

Cuando donas sangre además de ayudar a otras personas también te estás ayudando a ti. Digo que ayudas a varias personas porque al dar tu sangre se separan las plaquetas, el plasma y los hematíes y se le realiza la transfusión a quienes lo necesiten.

Hay estudios científicos que demuestran que el convertirte en donante de sangre le trae beneficios a tu salud.
Ser donante es la mejor alternativa que existe para limpiar tu sangre, además reduce las posibilidades de padecer un ataque cardíaco y accidentes cardiovasculares. También permite que se eliminen los sobrantes de hierro en el organismo, siendo esto muy bueno para el corazón, las venas y beneficiando a todo el aparato circulatorio.

¿Sabías que si donas sangre cada 6 meses durante 6 años las posibilidades de reducir enfermedades coronarias o circulatorias se reducen aproximadamente en un 90%?

Dependiendo del grupo de sangre sabrás a quienes le puedes donar y de quienes puedes recibir:
1. Grupo O: dona a cualquier tipo, pero solo puede recibir de su mismo tipo.
2. Grupo A: dona a los tipos A y AB, pero solo recibe de los O y A.
3. Grupo B: dona a los tipos B y AB, pero solo recibe de lo O y B.
4. Grupo AB: dona a los AB y recibe de todos los grupos.

Si de forma voluntaria estás pensando en ir a donar sangre, toma en cuenta los siguientes consejos:
1. La edad mínima para donar sangre son 18 años y la máxima 65 años. Debes tener una estatura mínima de 1,50 metros y un peso mínimo de 50 kg.
2. Debes tener una buena salud y no haber ingerido medicamento alguno en los últimos 3 días.
3. No debes haberte realizado tatuajes o piercings en el último año.
4. No debes ser adicto a las drogas.
5. No debes haberte sometido a cirugías en los últimos tres meses.
6. No estar embarazada, amamantando o menstruando.
7. Las personas diabéticas o con presión alta pueden donar sangre siempre y cuando se encuentren bajo tratamiento médico.

Si se dona sangre con frecuencia se evita la hipercoagulación, la cual produce una sangre más densa y afecta a los vasos sanguíneos. Así que, si donas con frecuencia, en los límites permitidos, la sangre fluirá con mayor facilidad.

Además, te mantienes informado sobre tu salud porque te realizan exámenes de rigor como prueba de VIH, hepatitis B y C y sífilis. Además, antes de donar te miden la temperatura y corroboran tu peso corporal, así que sabrás exactamente como se encuentra tu organismo y contribuirás con la salud de varias personas. No lo pienses más, anímate y dona sangre, ayuda a los demás.

Fuentes: emedemujer.commejorconsalud.com

Recomendado para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *