Finanzas

Todo lo que no sabías de la quiebra

Por

en

Foto cortesía de: www.pixabay.com

Foto cortesía de: www.pixabay.com

Seguramente en muchas oportunidades has escuchado a varias personas comentar que algún conocido se declaró en quiebra. A primera vista entiendes el término, pero nunca te has planteado investigar un poco más sobre el escenario. La quiebra es una situación jurídica en donde una persona se declara incapaz de poder cumplir con sus obligaciones financieras porque no cuenta con los recursos económicos necesarios para hacerlo.

Para declararse en quiebra o en bancarrota, hay que realizar un proceso que para nada es sencillo, puesto que toca demostrar que realmente uno se encuentra atravesando por un estado general de insolvencia financiera.

La quiebra sucede porque:

1. Una persona no cubre sus deudas en un periodo establecido y sus acreedores tienen el poder de demandarlo para exigir el pago.

2. Los acreedores tienen la facultad de solicitar ante un juez que esa persona sea declarada en quiebra en virtud de que no cuenta con los medios económicos necesarios para solventar sus deudas. Comúnmente es el deudor quien solicita la apertura de este proceso.

3. Una vez iniciado el procedimiento, el juez estudiará qué tan cierta es la situación antes de emitir su dictamen al respecto.

4. Si se comprueba que la persona no cuenta con los medios económicos necesarios para cubrir sus deudas, es declarada en quiebra o en bancarrota.                        .

Después que una persona es declarada en quiebra, ésta pierda todas las facultades que tenía anteriormente para administrar sus negocios o bienes. Los acreedores deberán aceptar la incapacidad de la persona para pagarle con dinero. Los bienes del deudor serán los encargados de cubrir las deudas en forma total o parcial.

Aquellas personas que son declaradas en quiebra o en bancarrota, de forma inmediata cargan a su historial crediticio un registro negativo sobre su capacidad de pago, lo cual a futuro puede ocasionar dificultades al momento de solicitar créditos bancarios, tarjetas de crédito, hipotecas…

Es recomendable que antes de asumir esa situación jurídica tomemos en cuenta:

1. Tratar en la medida de lo posible cumplir cabalmente con nuestras obligaciones financieras.

2. Si se van a adquirir nuevos compromisos financieros, lo ideal es planificarlos, así nos evitamos tener un enfrentamiento con situaciones económicas que no podremos solventar.

3. Ser cuidadosos con el pago de las deudas también resulta muy beneficioso, ya que al pagar de forma correcta y puntual el pago mínimo de los compromisos adquiridos estaremos disminuyendo los intereses a cancelar.

Es ideal ser puntual y cumplido con las deudas que se adquieran, puesto que la quiebra es una situación que va a permanecer en el tiempo ya que influye en tu historial crediticio. Así que, si en algún momento sientes que no puedes cumplir con ciertos compromisos de pago, es mejor renegociar la deuda que caer en esa circunstancia.

Fuente: finanzaspracticas.com.co

Recomendado para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *