Salud

Onicofagia y 5 consecuencias de morderte las uñas

Por

en

Foto cortesía de: www.pixabay.com

Foto cortesía de: www.pixabay.com

Comerse las uñas además de ser un feo hábito y hacer que tus manos luzcan feas, afecta a tu salud. La onicofagia es el término con el que se conoce científicamente al hábito compulsivo de comerse las uñas. Aquellas personas que se caracterizan por ser nerviosas están más predispuestas a incurrir en este mal hábito.

Las uñas nos ayudan a la hora de recoger cosas, abrir objetos y además se encargan de proteger a los dedos de las agresiones externas. Imagínense que el dedo no tuviese uñas, no pudiese desempeñar todas sus funciones.

Cuando las personas se muerden las uñas desde temprana edad pueden provocarse una hipertrofia de los tejidos adyacentes. Esto contribuye con una alteración entre anchura y longitud de la uña, desencadenando así en variaciones de la artística bucal y dental.

Hay muchas causas que pueden desencadenar la onicofagia:

1. Causas psicológicas

Estados obsesivos, compulsivos, de agresividad o incluso puede tomarse como calmante ante los momentos de nervios y/o ansiedad. El estrés es una de las causas más comunes que hace que una persona se coma las uñas..

2. Causas psicosomáticas

Cambios drásticos en su vida familiar, no asumir la pérdida de un ser querido, violencia, peleas, rechazos, timidez, baja autoestima desencadenan los mordiscos onicofagicos.

Si te muerdes las uñas, toma cartas en el asunto ya que este mal hábito trae consecuencias:

1. Deforma los dedos

Cuando rompes la uña puedes obligarla incluso a crecer de manera desigual –en capas- lo cual hace que el dedo se deforme. Incluso si las uñas son en extremo cortas puede presentarse dolor al momento de tomar objetos.

2. Nacen hongos

El riesgo de tener hongos se incrementa gracias a la saliva que queda depositada en la uña cuando es mordida. Cabe destacar que estos microorganismos son difíciles de eliminar.

3. Daños en el estómago

Si además de mordernos las uñas nos las tragamos, corremos un gran riesgo ya que éstas pueden impactar en la faringe y producir reacciones inflamatorias. Incluso las uñas podrían aspirarse y terminar pasando al árbol bronquial. Aunque lo más habitual es que termine en el tubo digestivo y causen lesiones internas pequeñas.

4. Infecciones

Es probable que aquellas personas que se comen las uñas sufran de paroniquia, es un tipo de infección en la piel que en algunos casos para curarse debe iniciarse un tratamiento con antibióticos.

5. Problemas en los dientes

Al morderte las uñas haces que los dientes se golpeen unos con otros, lo cual incrementa el desgaste de la zona y desencadena sensibilidad dental.

Por tu salud, por tu belleza, en líneas generales si tienes la costumbre de comerte o morderte las uñas ya no lo hagas.

Fuente: ve.emedemujer.com

Recomendado para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *