Salud

Qué hacer si sufres de presión baja

Por

en

Foto cortesía de: www.pixabay.com

Foto cortesía de: www.pixabay.com

Hay personas que pueden padecer de hipotensión o presión baja. Esto ocurre cuando los latidos del corazón tienen un ritmo más lento de lo habitual y en consecuencia el organismo no recibe la sangre necesaria ocasionando mareos, desmayos, vértigo, debilidad, somnolencia, visión borrosa, náuseas y vómitos.

La hipotensión puede deberse a que los mecanismos fisiológicos que mantienen la presión arterial no funcionan adecuadamente, por estar mucho tiempo de pie, sufrir de una hemorragia, ingerir alcohol, analgésicos, diuréticos, estar deshidratado o tener diabetes.

Una presión arterial normal oscilará entre la sistólica de 100 a 129 mmHg y la diastólica entre 60 y 84 mmHg. Por debajo de esos niveles se considera baja y para tener una solución eficaz es necesario conocer la verdadera causa de la hipotensión.

Si padeces de tensión baja debes ingerir suficiente líquido para evitar la deshidratación -entre 2 y 3 litros de agua al día-, además de evitar el consumo de bebidas alcohólicas. Por lo general la hipotensión no necesita tratamiento, aunque si asistencia médica dependiendo de los síntomas que se presenten. En caso de que se produzca por un medicamento el doctor deberá suministrar sueros vía intravenosa para que salga del organismo.

En caso de que sea por otras razones se recomienda que la persona se siente o se acueste con los pies en alto sobre el nivel del corazón cuando sienta la presión baja. Otra opción es tomar un vaso de agua con una cucharada de sal. La presión sanguínea tiende a subir mientras realizamos actividad física intensa y se reduce al estar en reposo.

También es aconsejable elevar la ingesta de frutas y vegetales en tu dieta diaria para mejorar el estado de tu presión sanguínea, ya que este tipo de alimentos contienen nutrientes y vitaminas beneficiosas para el cuerpo. Si la presión ha bajado por falta de hierro deberás consumir más carnes rojas magras, y vegetales como las espinacas.

Otro alimento que ayuda a la circulación sanguínea es el jengibre, por lo que incluirlo en tu dieta ayudará a alejar los episodios de hipotensión, así como el ginseng, estimulante para la irrigación sanguínea, especialmente en la zona del cerebro ayudando a subir los niveles de energía. Este lo puedes consumir en capsulas o infusión como el jengibre.

Es importante no dejar de desayunar ya que esta es la comida más importante del día y esto influye en la presión sanguínea. Se recomienda incluir hidratos de carbono en el desayuno, como cereales, pan leche, yogurt y no hacer dietas sin consultar al médico.

Ante cualquier duda o síntoma acude a tu doctor de confianza, ya que él como especialista en la salud es quién te indicará que hacer y determinará no sólo la causa sino los pasos a seguir según tu caso.

Fuente: salud.uncomo.comimujer.com

Recomendado para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *